«Vida perfecta» de Leticia Dolera: Feminismo para principiantes

Vida perfecta, la serie concebida y ejecutada por Leticia Dolera y realizada sobre Movistar +, está precedida de dos importantes reconocimientos y uno controvertido. Fue premiado en el último Festival Internacional de Cine de Cannes, donde fue premiado en la categoría de mejor serie y mejor actuación femenina por su trío de actrices líderes, Dolera, Aixa Villagrán y Celia Freijeiro. Una alegría que mitiga ampliamente la crisis que se había producido unos meses antes, cuando parecía que, durante la preproducción de la película Déjate llevar, Dolera había renunciado a la actriz Aina Clotet después de conocer su embarazo y decidió que su condición era incompatible con las fechas de rodaje y las características del personaje, lo que provocó una ola de críticas al creador, una figura pública que durante un tiempo había sido significativa para un compromiso feminista. Lanzar una actriz embarazada no fue el mejor título de una serie que busca reflejar los infortunios de los años treinta del siglo XXI y reivindicarlos desde una perspectiva de género.
Compuesta por ocho capítulos de unos 25 minutos cada uno, la historia comienza con una secuencia de comedia romántica clásica: una separación y una vida que se derrumba. La protagonista, interpretada por Dolera, es una mujer perfeccionista y obsesiva que su novio deja en el estudio de la notaria el mismo día de la firma de la hipoteca de una casa, símbolo inequívoco de una de esas convenciones sociales, de esas vidas perfectas, de cuyo lenguaje esta producción quiere deshacerse.

Despechada, Dolera ha decidido reclamar su libertad con tres gestos: cortarse el pelo, drogarse y lanzarse a la primera que pasa delante de ella, que resulta ser una jardinera con una discapacidad mental que la deja embarazada. Los siete capítulos restantes serán el desarrollo de este embarazo accidental pero eventualmente deseado que vive bajo el techo de su hermana mayor, una artista lesbiana que padece el síndrome de Peter Pan (Villagrán), y con su mejor amiga, una mujer casada (Freijeiro) con dos hijos, cansada de su matrimonio y vida sexual. En torno a estas tres mujeres y sus conflictos giran en torno al jardinero Gary (un feliz Enric Auquer que, cuando aparece en pantalla, se come literalmente una serie medida a medio camino por las posibilidades del personaje); su padre, interpretado por Pedro Casablanc; un guardián social (en el papel de Manuel Burque, coautor con Dolera); y los padres del personaje, la pareja formada por Fernando Colomo y Carmen Machi, cuyo espectador reivindica (sin éxito) más.

Con toques de series punk (con un fuerte énfasis en los gags escatológicos típicos de la última comedia americana: anal ocioso, diarrea, caca de bebé…) y el previsible drama existencial de tres mujeres al límite de la madurez, Perfect Life se mueve entre un manual sobre feminidad 2.0 (cortes menstruales, aborto, yesos….) y una guía práctica de lo que no se suele decir sobre el embarazo: deseo sexual, píldoras, epistomía, estrías, masaje perineal…por nombrar sólo algunos de los temas que se examinan como si fueran objeto de un curso de preparación al parto.

Como en su primer largometraje, Requisitos para ser una persona normal, Dolera explota el encanto de su universo independiente, aunque esta vez está menos cerca de las costas de la estadounidense Miranda July y un poco más de Isabel Coixet, una referencia indiscutible para toda una generación de nuevos cineastas catalanes. Pero la autora del libro Bite the Apple: The Revolution será feminista o no demostrará que su sentido del olfato para las historias se resiente cuando se olvida su ordenado embalaje. Y es quizás por esta razón que lo más irritante de Vida perfecta es el esfuerzo por etiquetar esta serie de transgresores y rompecabezas para abordar (en lugar de declarar) ciertos temas que, si bien es cierto que es necesario abordar más allá de la agenda feminista, no logran aquí superar la barrera de la información simple, acercándose a las páginas de la revista femenina sobre salud y sexualidad que Lena Dunham’s Girls.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

mockup-magazine-logo-formato

 

Amamos lo que hacemos, nos gusta poder ofrecer siempre lo mejor.