Una batalla ordenada causa caos en un partido de fútbol en México

En México, la violencia se ha extendido al fútbol. En un partido de la liga mexicana entre el Atlético de San Luis -el equipo satélite del Atlético de Madrid- y el Querétaro, grupos de aficionados libraron una batalla encarnizada en las gradas del estadio Alfonso Lastras. Los ataques llevaron a aficionados pacíficos a descender sobre la hierba para protegerse. La Secretaría de Seguridad Pública de San Luis Potosí informó que sólo hubo cuatro heridos graves y múltiples daños materiales.

En el minuto 83 del partido, los gallos blancos de Querétaro ganaron 2-0, los aficionados bajaron las escaleras para refugiarse en la hierba. El árbitro decidió suspender el partido. Algunos de los asistentes jugaron contra los jugadores de Querétaro. Imágenes de televisión y videos en las redes sociales mostraban el caos en las gradas: el valiente cock bar arrojó monedas, cubos de basura y asientos en el Atlético de San Luis. Algunos de los heridos, cubiertos de sangre, tuvieron que irse en una camilla. Los 900 elementos de seguridad fueron superados por la capacidad de 19.235 aficionados el domingo.

De acuerdo con las reglas de la Federación Mexicana de Fútbol, el Estadio de Atletas será prohibido para los partidos subsiguientes, ya que los equipos que jueguen en el lugar deben garantizar las condiciones de seguridad antes, durante y después de los partidos. El período de suspensión será determinado por el órgano de arbitraje. La Liga Mexicana, en un comunicado de prensa, criticó lo ocurrido.

El Atlético de San Luis está jugando su primera temporada en la máxima categoría de México tras la inyección de identidad y económica de su enfrentamiento en Madrid. En 2017 el equipo de Madrid formalizó la compra del 61% de las acciones del equipo mexicano que, en ese año, aún jugaba en segunda división. El partido contra Querétaro fue una vieja rivalidad por la proximidad entre las ciudades del centro de México.

La violencia en los estadios de fútbol en México no tuvo una larga lista de eventos. A diferencia de campeonatos como el argentino, siempre hay aficionados que visitan los estadios. El año pasado, antes de un clásico regional en la ciudad de Monterrey entre Rayados y Tigres, hubo una pelea que hirió a varios aficionados. Fue en mayo de 2016 que, durante una final de tercera división en Tamaulipas, los aficionados del equipo local, Tampico Madero, invadieron el campo para lanzar botellas de vidrio, extintores y asientos. En febrero de 2017, los hinchas de Veracruz y Tigres iniciaron una batalla en las gradas.

El jueves pasado, un enfrentamiento entre el ejército y los narcotraficantes causó pánico en la ciudad de Culiacán, estado de Sinaloa. Fue un día sin precedentes aludiendo a una gran batalla. Ese día, el partido entre el equipo local, Sinaloa Dorados y Atlante fue cancelado. Lo ocurrido en San Luis Potosí frustró los intentos de la Liga y los gobiernos locales de promover la paz en el deporte por mayoría en México.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

mockup-magazine-logo-formato

 

Amamos lo que hacemos, nos gusta poder ofrecer siempre lo mejor.