¿Cuánto tiempo tardan en aparecer los síntomas de la intoxicación alimentaria: de la salmonela a la listeriosis?

El número de personas hospitalizadas por listeriosis está disminuyendo pero, 20 días después de la activación de la alarma sanitaria con origen en la carne aglomerada de la empresa Magrudis, aún no se han confirmado nuevos positivos a la enfermedad. El último se conoció ayer en Granada, así como se informó de que seis personas se vieron afectadas por la misma epidemia en Alemania. El tiempo entre el consumo de alimentos contaminados y la aparición de los síntomas de intoxicación alimentaria puede ser muy largo, como se muestra en el caso de la carne aglomerada, pero no siempre es así: el tiempo varía mucho, desde las 6 horas en que puede comenzar la salmonelosis hasta los 70 días antes de que se produzca la listeriosis.

Según la microbióloga del Centro Nacional de Microbiología Silvia Herrera, «la respuesta de la población a una enfermedad de origen alimentario depende de la dosis infecciosa del patógeno implicado y del tipo de alimento consumido». Más específicamente, varía de acuerdo con el número de bacterias que deben ser ingeridas para producir infecciones, y debe tenerse en cuenta que ciertos valores de pH, temperaturas, salinidad o contenido de agua de los alimentos pueden promover el crecimiento bacteriano masivo.

Además, algunas personas tienen más probabilidades de sufrir tales infecciones o de sufrir las consecuencias más graves. «Los principales grupos vulnerables son los lactantes y los niños, ya que su sistema inmunológico no está completamente maduro. Las mujeres embarazadas también son particularmente vulnerables a las infecciones transmitidas por los alimentos y, aunque la toxicidad puede ser a menudo asintomática para la madre, la transmisión a la placenta puede tener consecuencias para el feto y el lactante. Lo mismo ocurre con los pacientes crónicos o con depresión del sistema inmunitario tratados con inmunosupresores y con las personas mayores de 65 años, cuyo sistema inmunitario está debilitado y cuyas prácticas culinarias son más arriesgadas, principalmente por el deterioro de los sentidos (olfato y gusto), lo que puede dificultar la identificación de alimentos en mal estado», explica Ana Fuertes, especialista en seguridad alimentaria de bioMérieux Iberia, empresa de diagnóstico microbiológico.

Sin embargo, los periodos de incubación de las infecciones por toxinas más comunes en España pueden ser calculados por el patógeno que las provoca, lo que permite identificar el origen del problema y, según los expertos, son los siguientes.

Salmonella, de 6 a 72 horas

La acción de esta bacteria es muy rápida, tanto que puede producir salmonelosis antes de la siguiente comida; el período de incubación es de 6 a 72 horas, aunque la media suele estar entre 12 y 36 horas. Los síntomas de la infección por Salmonella suelen comenzar como diarrea, que puede ir acompañada de fiebre, náuseas, vómitos, dolores de cabeza, mialgias y otros síntomas. En las personas sanas, esta condición desaparece en 3-7 días, pero en las personas en riesgo, puede progresar hacia la sepsis o infección localizada, y producir varias condiciones que dependen de los órganos en los que ocurre la infección. Es normal que la fiebre no exceda las 48 horas, mientras que la diarrea puede permanecer hasta siete días en algunos casos, especialmente en los ancianos y los niños, y el estado de los pacientes puede ser tan grave que pueden ser hospitalizados.

Campilobacteriosis, de 2 a 5 días

Es la causa bacteriana más común de gastroenteritis en el mundo y una de las cuatro principales causas de enfermedades diarreicas, según datos de la Organización Mundial de la Salud. El período de incubación varía de 1 a 10 días y su cuadro clínico suele durar de 2 a 5 días. La mayoría de los casos ocurren en verano, en adultos sanos, y la infección es generalmente asintomática. Los síntomas incluyen diarrea (las heces a menudo contienen sangre), dolor abdominal, malestar, fiebre, náuseas y vómitos.

«El problema, una vez más, ocurre cuando las bacterias afectan a personas con un sistema inmunológico debilitado, a veces se propagan a través del torrente sanguíneo y pueden causar una infección grave que pone en peligro la vida de la persona. También es por esta bacteria que se han reportado casos de hepatitis, pancreatitis (infecciones hepáticas y pancreáticas, respectivamente) y abortos», explica Ana Fuertes, especialista en seguridad alimentaria. Las complicaciones postinfecciosas pueden incluir artritis reactiva (una inflamación dolorosa de las articulaciones que puede durar varios meses) y trastornos neurológicos como el síndrome de Guillain-Barré, una forma de parálisis que puede conducir a graves disfunciones respiratorias neurológicas», añade.

Escherichia coli, de 10 horas a 8 días

Más conocido como E. coli, es una bacteria que se encuentra en los intestinos de los organismos de sangre caliente, es decir, que vive en el sistema digestivo del hombre. La mayoría de sus cepas son inofensivas, pero algunas adquieren una virulencia que puede conducir a una intoxicación alimentaria grave. Estos grupos de E. coli patógenos se clasifican según los factores de virulencia que adquieren y tienen diferentes características en cuanto al período de incubación y los síntomas que producen. El grupo más frecuentemente asociado a las toxinas alimentarias en España es el grupo enterohemorrágico EHEC (E. coli), que generalmente se asocia al consumo de carne cruda contaminada, leche no pasteurizada y verduras.

El período de incubación de la cardiopatía coronaria es de 1 a 8 días y los síntomas más comunes son diarrea con sangre, dolor abdominal, fiebre a corto plazo y vómitos. En la mayoría de los casos, estos síntomas desaparecen en 4-10 días, pero en el 10% de los casos puede aparecer el síndrome urémico hemolítico, una afección en la que la infección del tracto digestivo produce sustancias tóxicas que destruyen los glóbulos rojos y causan daño a los riñones.

Las imágenes clínicas de otros grupos son menos frecuentes. El período de incubación de SECT (E. coli enterotóxico) es muy corto, entre 10 y 72 horas. Los principales síntomas son diarrea acuosa muy abundante, con vómitos y calambres abdominales y una ligera fiebre. Generalmente dura menos de 5 días. En el caso de ECEP (E. coli enteropatógena), el período de incubación es de 3 a 24 horas, ECEA (enteroculares entéricos) tiene un período de incubación de 20 a 48 horas y ECEI (E. coli enteroinvasiva) de 10 a 18 horas.

Listeria, de 3 a 70 días

El período de incubación que conduce a la listeriosis es extraordinariamente largo, de 3 a 70 días, con una media de 3 semanas. La diferencia se explica por el hecho de que la listeriosis puede ser no invasiva o invasiva. «La primera ocurre en personas inmunocompetentes (con un sistema inmunológico fuerte), generalmente después de la ingestión de altas dosis de bacterias, un caso en el que el período de incubación es generalmente corto, como en el caso de todas las demás enfermedades transmitidas por los alimentos. Pero en el caso de la listeriosis invasiva, que es más común en los grupos de alto riesgo, el período de incubación es más largo porque la batería necesita acceso al sistema nervioso central y a la placenta», explica el Dr. Herrera.

La listeriosis suele pasar desapercibida en adultos sanos y, en algunos casos, se manifiesta como síntomas similares a los de la gripe leve, como fatiga y dolor muscular, o como gastroenteritis. Pero desaparece espontáneamente porque las bacterias no se han propagado a la sangre ni a otras partes del cuerpo. «Sin embargo, en una persona joven pero embarazada, por ejemplo, la listeriosis puede provocar un aborto espontáneo, muerte fetal, nacimiento prematuro o infección potencialmente mortal del recién nacido», explica Fuertes.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

mockup-magazine-logo-formato

 

Amamos lo que hacemos, nos gusta poder ofrecer siempre lo mejor.